martes, 21 de junio de 2016

La nueva Colección Cápsula Verano2016 de Koopera Upcycling ya a la venta

Estamos encantados de darte esta noticia y es que ¡Koopera Upcycling ya tiene su colección cápsula de prendas para este verano 2016 a la venta en ETSY!
En nuestro vídeo podrás apreciar la calidad y el diseño con el que se ha creado.
pantallazo video-07
En Koopera Upcycling damos la bienvenida al verano sacando a la venta unas piezas únicas, creadas a partir de técnicas artesanales de upcycling y que detrás llevan una labor de investigación de tal calibre que hemos conseguido crear casacas, camisas y faldas exclusivas partiendo de camisas de hombre suprarecicladas.
De esta manera no habrá dos piezas iguales y las podrás lucir con el aliciente de que llevas una prenda que a la vez que cuida del medioambiente, evitando usar tejidos nuevos con la contaminación que ello conlleva, cuida de las personas, puesto que la producción corre a cargo de las personas que encontrándose en una situación riesgo de exclusión, tratan de encontrar una salida laboral a través de los talleres prelaborales de Cáritas.
Las piezas llegan hasta ti de la mano de Koopera Upcycling con la colaboración en la parte de investigación y diseño de la EASD de Valencia y con la producción de 3 programas de Cáritas Diocesana de Valencia (Mare, de la Parroquia Ntra. Sra. de los desamparados de Nazaret, Muluna, del instituto secular obreras de la Cruz y Mambre, programa de Cáritas para la atención de personas sin hogar).
Así pues, no solo vestirás moda sostenible y exclusiva, sino que además contribuyes a un proyecto de colaboración en el que el trabajo en equipo ha sido un factor realmente importante donde las personas han sido el eje central de todo.

martes, 7 de junio de 2016

ENLÁZATE POR LA JUSTICIA

Estos son los "diez mandamientos" de la Iglesia para el cuidado de la creación, que centrarán el trabajo en los dos próximos años, desde este mes de junio hasta mediados de 2018:
  1. Apoyarás la causa de los pobres;
  2. Redescubrirás el valor de la simplicidad en tu propia vida;
  3. Valorarás la importancia de tus comportamientos cotidianos;
  4. Apreciarás la diversidad de nuestro mundo;
  5. Animarás una conversión personal, eclesial y comunitaria;
  6. Impulsarás las decisiones necesarias, aunque sean costosas;
  7. No supeditarás tu acción a los intereses económicos;
  8. Bucearás en tu propia tradición espiritual;
  9. Asumirás los consensos científicos;
  10. y Superarás el paradigma tecnocrático.

jueves, 2 de junio de 2016

El INFORME ANUAL DE FOESSA CONFIRMA UNA ESPAÑA A DOS VELOCIDADES EN ÍNDICES DE DESIGUALDAD, POBREZA Y DESEMPLEO

El informe anual “Análisis y Perspectivas 2016” de la Fundación FOESSA, que este año se publica bajo el título Expulsión Social y Recuperación Económica, constata una España a dos velocidades en términos de exclusión social. LEER EL INFORME COMPLETO

En una rueda de prensa celebrada esta mañana en la sede de Cáritas Española en Madrid, Natalia Peiro, directora del Area de Comunicación, Sensibilización e Incidencia de Cáritas, y Guillermo Fernández, miembro del Comité Técnico de FOESSA, han alertado que “el análisis territorial de la desigualdad, la pobreza y el desempleo muestran un país a dos velocidades, y que, como consecuencia de la crisis, se ha generado un proceso de divergencia entre las Comunidades Autónomas”.

Un país a dos velocidades

La conclusión de este diagnóstico se basa en cuatro factores:

1. Las diferencias en el eje norte-sur no sólo se mantienen, sino que tienden a aumentar: mientras Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Canarias y las Islas Baleares se encontrarían en peor situación ante una eventual salida de la crisis, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja y Aragón se encontrarían en mejor situación, desde el punto de vista de la pobreza, la desigualdad y el desempleo más grave.

2. En segundo lugar, los indicadores de desempleo analizados, que serían el desencadenante más claro de una buena posición de salida para la población en peor situación, muestran una recuperación muy débil y, en algunos casos, muy alejados del ritmo necesario para impulsar una reducción intensa de la pobreza y la desigualdad. De los cuatro indicadores analizados, sólo en uno de ellos hay cuatro CC.AA. que consiguen mejorar su situación desde el primer impacto de la crisis en el año 2009.

3. Las diferencias regionales de la pobreza apuntan a una salida divergente de la crisis. Esta disparidad seguirá provocando aumentos en las diferencias de desigualdad y bienestar.

4. La «situación de salida» para el conjunto de las CC.AA. ofrece una peor situación respecto a los datos recogidos en 2009 en el primer impacto de la crisis. Este resultado nos permite afirmar que la probabilidad de que aumente la bolsa de la exclusión social, a pesar del crecimiento económico, es muy elevada.

Para elaborar el Informe, los expertos del Comité Técnico de FOESSA han utilizado los indicadores que cualifican la cohesión social y que miden la fractura social de un país: la desigualdad, el desempleo, la pobreza y la exclusión social. Y se evalúan en qué medida las CC.AA. parten con mayores fortalezas y debilidades. Se ha comparado el año 2009, en el que se produjo el primer impacto de la crisis, con el período 2014-2016, donde los datos económicos y de desempleo comienzan a cambiar. La lectura de estos indicadores arrojan los siguientes resultados.

Renta

Los ingresos de los hogares han caído espectacularmente desde el primer impacto de la crisis, con una reducción que supera el 10%.

Las CC.AA. con mayor renta media inicial experimentan las menores caídas, de manera que aunque las posiciones relativas en el ranking se mantienen casi constantes, las diferencias entre regiones aumentan en este período.

Desigualdad

Las diferencias han aumentado y las rentas medias se han reducido, lo que ha producido un hundimiento de las rentas más bajas. En la mayor parte de las CC.AA. el 20% más rico de la población está soportando mejor la crisis. Andalucía, Asturias y Castilla-La Mancha son las CC.AA. donde el 20% más pobre ha caído más. Las dos únicas CC.AA. donde ha crecido la renta de los más ricos han sido Aragón y Galicia.

Las variaciones en la desigualdad en las CC.AA. indican que existen diferentes razones que las originan y que ahondan en la heterogeneidad territorial de nuestro país. Por ejemplo, mientras Navarra apenas ha crecido en las rentas medias pero sí en los extremos, Aragón ha aumentado la desigualdad tanto en las rentas medias como entre los más ricos y los más pobres.

Pobreza

Aumenta el riesgo de pobreza en todas las CC.AA. y en el conjunto nacional la variación anual media es del 9% si anclamos el umbral de pobreza en el año 2009.

Las mismas Comunidades siguen estando en los extremos de la clasificación de las tasas de pobreza, una situación que se repite desde hace décadas.

Si se analiza la pobreza según el nivel de vida de cada región, el resultado varía en Comunidades como Aragón, La Rioja y Asturias, donde el aumento se dispara, y Navarra y País Vasco, que lo contendrían debido a sus mejores sistemas de protección social.

Desempleo

Durante el período 2009-2016, la evolución del paro de la persona referencia en el hogar muestra un empeoramiento en las CC.AA. mejor posicionadas a comienzos de la crisis y una cierta mejoría o estabilización en las que se encontraban peor.

Respecto a los hogares con todos sus miembros activos en paro, no ha habido ninguna Comunidad Autónoma que haya logrado reducir esta situación a niveles anteriores a 2009.

En 14 CC.AA. 4 de cada diez desempleados serían parados de muy larga duración.

En cuanto al número de hogares sin ingresos, los mayores incrementos se han producido en las CC.AA. en que el número de hogares afectados era el menor en el 2009. Asturias, Navarra y especialmente Galicia destacan en su incremento.

Al ritmo actual, alcanzar las cifras de hogares sin ingresos anteriores a la crisis, ya de por sí elevadas, puede suponer hasta siete años.

Consecuencia del modelo social

Como ha señalado Natalia Peiro, las dificultades que revela el Informe “responden a una cuestión de modelo social, de cómo nos planteamos la construcción de nuestra sociedad. No es una consecuencia de la crisis. Lo que sí han empeorado como consecuencia de la crisis son las condiciones de vida para que las personas y familias puedan abrir un nuevo periodo de mejora, porque su posición ya no es la misma y tampoco sus oportunidades”.

Otro factor preocupante es que estas consecuencias se estén haciendo invisibles para una parte de la sociedad y que ese proceso vaya a más. “Se trata de algo ya experimentado también en otras crisis: en el año 2007, por ejemplo, la exclusión social de la población española era del 16,3% y afectaba a más de 7,3 millones de personas. Pero casi nadie lo percibía”, ha afirmado la directora de Comunicación de Cáritas.

El Informe desvela que estamos asistiendo a lo que se denomina proceso “contracíclico” y que, como explicó Guillermo Fernández, consiste en que “ante periodos de recesión económica, la pobreza aumenta rápidamente; sin embargo, en fases de crecimiento no desciende en la misma medida e, incluso, permanece estancada”.

Natalia Peiro ha urgido a “recuperar para la política de lo social a los ignorados, los no útiles, los expulsados, sobre todo en un momento como el actual, donde el deterioro de un sector significativo de la sociedad exige una mayor altura de miras, a la que nuestros partidos no han sabido responder todavía”.

Propuesta para rescatar a las personas más vulnerables

Para ello, en la rueda de prensa se desglosó una propuesta de FOESSA y que Cáritas recoge en el documento de Propuestas ante las elecciones generales presentado a todas las fuerzas políticas [VER AQUÍ], para incorporar a tres colectivos insuficientemente protegidos en nuestro marco de garantía de rentas: los hogares en pobreza severa, los trabajadores y trabajadoras pobres y a las familias con hijos e hijas a cargo. Esa meta implica poner en marcha tres medidas de carácter complementario:

Primera. Creación de una Renta Garantizada que cubra un mínimo equivalente en el conjunto del territorio del Estado. Se estima un coste de entre 2.700 y 3.600 millones de euros para una cobertura entre el 75% y el 100% de los posibles hogares sin ingresos beneficiarios de la prestación.

Segunda. Extensión de la Renta Garantizada a través de un programa de bonificación al empleo. Tendría un coste estimado de entre 2.300 y 5.200 millones de euros.

Tercera. Aumento de la protección a la familia y la infancia a través de la ampliación de la cobertura de la actual deducción fiscal reembolsable para familias numerosas, personas con discapacidad a cargo o por ascendiente con dos hijos. El coste de una medida de estas características supondría una inversión cercana a los 7.000 millones de euros, introduciendo elementos de condicionalidad de renta.

En suma, alrededor de 10.000 millones de euros sería la cifra necesaria para garantizar la adecuada protección de esos grupos sociales más vulnerables.

Como reclamó Guillermo Fernández, “si, como todo indica, España tendrá que afrontar a muy corto plazo una previsión presupuestaria cercana a esa cantidad para responder al esfuerzo reclamado por la Comisión Europea para corregir el balance estructural de la desviación del déficit, la pregunta es si, como cuarta economía de la zona euro y decimotercera del mundo en términos de Producto Interior Bruto, no debemos exigirnos llevar a cabo un esfuerzo presupuestario y fiscal similar para dotarnos de un sistema de garantía de rentas que reduzca significativamente la pobreza y permita el rescate de los derechos y la dignidad de millones de personas”.

Profundizamos y debatimos

El Informe se completa con dos capítulos. En el primero, bajo el epígrafe “Profundizamos”, se plantean respuestas a la pregunta “¿Es posible revertir la desigualdad en España?” a la luz de las propuestas de A. B. Atkinson, quien desde hace cinco décadas dirige las principales investigaciones desarrolladas por la OCDE.

En el capítulo «Debatimos», varios expertos de reconocido prestigio abordan tres temáticas de fondo que van a estar con nosotros durante bastante tiempo y que tienen todas ellas una especial incidencia en los procesos de exclusión social: la Cumbre del Clima desde el punto de vista de los más excluidos, la situación de los refugiados y las capacidades de nuestro sistema de acogida, y finalmente una valoración sobre qué esconden las siglas TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership).

jueves, 26 de mayo de 2016

Cáritas Diocesana de Valencia muestra su preocupación por la cada vez mayor cronicidad e intensidad de la pobreza

Cáritas Diocesana de Valencia advierte con preocupación que las situaciones de precariedad que afectan a las personas a las que acompaña crecen en intensidad y cronicidad: los beneficiarios de las ayudas necesitan ser apoyados durante más tiempo y precisan de un abanico de intervenciones más amplio, debido a la escasa protección social y a la precariedad en el empleo. En este sentido, han explicado que el 74 por ciento de las personas beneficiarias de Cáritas en 2015 son conocidas de años anteriores y un 37 por ciento de las familias atendidas en los economatos lo han sido durante más de dos años. 


Asimismo, la acumulación de ciertos factores incrementa el riesgo de caer en pobreza y exclusión social y dificulta la salida de dichas condiciones. Estos factores tienen que ver con la formación, tener una relación de desventaja en el mercado laboral, residir en un hogar monoparental, la pertenencia a una minoría étnica o tener padres con una nacionalidad diferente a la española. 


Estos datos se desprenden de la Memoria Institucional 2015 que Cáritas Diocesana de Valencia ha presentado esta mañana en rueda de prensa con motivo de la celebración del Día de Caridad-Corpus Christi, el próximo domingo 29 de mayo. En el encuentro con los periodistas, responsables de la organización han explicado también que, a lo largo de 2015, el número de personas beneficiarias de la ayuda de Cáritas fueron 71 869 personas, esto es, el 2,6 por ciento de la población de la diócesis, a través de algún programa social de Cáritas Diocesana de Valencia o del acompañamiento de alguna de las 440 Cáritas parroquiales de la diócesis. 


En cuanto al perfil de las personas beneficiarias, se mantiene la mayor presencia de personas de origen español (53 %), la mayor parte de ellas, mujeres (75 %). Las personas que más demandan el apoyo de Cáritas son parejas jóvenes y mujeres solas con hijos, y personas inmigrantes.


En el acto, los responsables de Cáritas Diocesana se han referido “a la constante pérdida de derechos” de las personas a las que acompaña la institución. En este sentido, en relación con el Derecho a la vivienda, 140 personas se alojaron en los 25 pisos habilitados por la entidad para personas migrantes y refugiadas, familias y personas sin hogar. En relación al Derecho a un empleo digno y un salario justo, un total de 1475 personas lograron una inserción laboral y 941 asistieron a uno de los 48 cursos de formación puestos en marcha por los Equipos de Empleo (50 en toda la diócesis) y las Cáritas parroquiales. En relación al Derecho a la Alimentación, la red Cáritas dispone de 52 economatos de los que se beneficiaron 8102 familias a lo largo del año pasado. En cuanto al Derecho a la Salud, en 2015, las Cáritas parroquiales invirtieron un total de 85 642 euros en ayudas de farmacia y por lo que respecta al Derecho a la Educación, 501 adultos y 870 menores participaron en los 30 proyectos promocionales para la Familia y la Infancia en todo el territorio diocesano. 


En la rueda de prensa, el director de Cáritas Diocesana, Ignacio Grande ha insistido en “la necesidad de que las diferentes administraciones públicas asuman la atención a las familias en situación de exclusión social y cubran sus necesidades básicas como la alimentación, la vivienda, la educación o la salud”.


Recursos económicos y humanos
Para desarrollar estas y otras actividades, Caritas contó con 5672 personas voluntarias e invirtió más de 4 millones de euros a través de las Cáritas parroquiales y sus programas con los colectivos a los que atiende (inmigrantes, mujeres en contexto de prostitución, personas sin hogar, familias y menores). Las ayudas de las Cáritas parroquiales se destinaron sobre todo a la atención a las necesidades básicas: alimentación, vivienda, educación y medicamentos. La mayor parte del dinero que gestiona la institución (65 %) procede de fondos propios.


Practica la Justicia #DejaTuHuella
En el marco de la festividad del Corpus Christi, y con el lema “Practica la Justicia. Deja tu huella”, Cáritas ha presentado también su Campaña Institucional con la que propone “un cambio de modelo socioeconómico que garantice el ejercicio de los derechos para todas las personas”, así como una apuesta por una economía social y solidaria y por un empleo digno. Además, la Campaña insta a la sociedad en general y a la comunidad cristiana a tomar conciencia de que la práctica de la justicia es una responsabilidad que nos compete a todos y que implica un compromiso activo de cada uno con la defensa de los derechos propios y ajenos, y un trabajo personal y diario para hacerlos posible, para todos, desde el lugar que cada uno ocupamos en la sociedad. 


Por esa razón, la campaña de Cáritas plantea también una invitación a preguntarnos sobre qué tipo de huella queremos dejar cada uno en nuestro entorno, en la realidad que nos toca vivir.

Por último, tal como proponen los Obispos de la Comisión de Pastoral Social en su Mensaje para este Corpus Christi en este Año de la Misericordia, Cáritas apuesta por “una cultura de la compasión” y recuerdan que “la primera exigencia de la caridad es la justicia”.

jueves, 5 de mayo de 2016

Cáritas lanza un desafío contra el modelo económico. Cuando la persona está por encima del beneficio. Cristina Sánchez Aguilar (Alfa y Omega)

Es viernes por la mañana. Delfín está cortando el césped y arreglando los setos de un chalé en la localidad salmantina de Alba de Tormes. «Llevo trabajando de jardinero un año y medio, pero antes era empresario de la construcción». Este castellano-leonés invirtió en 2007 el todo su dinero, esfuerzo y varios préstamos en construir una urbanización de chalés en un pueblecito de Salamanca para la Caja de Ahorros del Mediterráneo. «Con tan mala suerte que justo ese año la Caja fue intervenida por el Banco de España, y nadie me pagó la obra ni se preocupó por mí. Me dejaron arruinado», recuerda Delfín.
Estuvo un par de años dando tumbos de un lado para otro, «mendigando de puerta en puerta. Tengo dos hijos y no tenía ni para darles de comer. Lo pasé realmente mal, porque yo había trabajado toda la vida y jamás imaginé algo así». Pero el perfil de experto en la construcción con más de 50 años no le ayudó a encontrar trabajo en una España consumida.
«Finalmente, en 2010 llegué hasta Cáritas Salamanca y empecé a hacer cursos de formación en hostelería. Hace un año y medio me llamaron para trabajar en La Encina», una empresa de inserción social promovida por la entidad, que presta servicios de jardinería, medioambiente, limpieza y control de plagas. «Mi mujer también ha trabajado en esta empresa. Nos han dado la oportunidad de nuestra vida de aprender un oficio, de trabajar y de cobrar por ello».
Según la ley que regula las empresas de inserción, Delfín puede estar como máximo tres años en La Encina. Aún le queda un año y medio. «No sé lo que pasará después, porque con mi edad la situación está complicada. Pero ahora velo por mis hijos, y al menos comen». Y sentencia: «Cáritas sostiene lo que no sostiene el Estado, que se ha olvidado de la gente de abajo».
La ruta del cartón en Córdoba
Moisés soñaba desde pequeño con conducir un camión. El menor de nueve hermanos, vio como cuatro de ellos morían a causa de la droga. La enfermedad también se llevó a sus padres y quedó a la merced de un barrio pobre, «con gente buena, y gente no tan buena, como en todas partes». Ya en su adolescencia «la gente de Cáritas Córdoba me sacó de la calle. Siempre se han portado muy bien conmigo y hasta me dieron la oportunidad de trabajar como monitor deportivo cuando tenía 17 años».
Moisés reconoce «haber generado muchos desvelos en los trabajadores de la institución durante años», pero «ellos nunca se han olvidado de mí». La prueba es que, desde hace unos meses, el cordobés ha podido cumplir su sueño, «y ahora conduzco un camión en Solemccor», la empresa de inserción social de Cáritas, cuya línea de actividad principal es la recogida de papel y cartón en Córdoba capital a través de un convenio con una empresa municipal. Moisés, divorciado y con dos hijos de 17 y 9 años, era parado de larga duración. Conducía una excavadora, pero con la crisis de la construcción, su puesto de trabajo dejó de ser necesario. «He tenido depresión severa, lo he pasado fatal. Pero Cáritas volvió a llamarme. Sin ellos mi vida habría sido un infierno», reconoce. No solo por las oportunidades laborales, sino «porque son amigos, compañeros, y también psicólogos conmigo. Y, sobre todo, porque me han llevado a encontrarme con Dios, el jefe más potente que hay en el mundo. Él me ha hecho un hombre otra vez».
Cáritas y la economía solidaria
Solemccor y La Encina son dos ejemplos de empresas de inserción social promovidas por las Cáritas diocesanas en su afán por mostrar que se puede crear empleo «recuperando la dimensión ética de la economía», como afirmó el secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, durante la presentación del Informe de Economía Solidaria 2015 la pasada semana.
Este tipo de empresas, explica Ana Fe Félix, gerente de La Encina, «no son entidades sociales. Son empresas, con todas las características inherentes a cualquier empresa. La diferencia es que está promovida por una entidad social y, por supuesto, que está al servicio de las personas». En La Encina «pagamos nóminas, seguimos la normativa fiscal y laboral, nos movemos en el marco del mercado…, pero con otros conceptos y valores, como el de la cooperación, la participación de los trabajadores o la atención a situaciones particulares. Nuestro objetivo no es económico, sino social». El beneficio que tiene la empresa «va destinado a mejorar estructuras y contratar a más personas».
La salmantina La Encina nació en el año 2000, «cuando vimos que muchas de las personas que atendíamos habían superado procesos de consumo de drogas y tenían muchos problemas para incorporarse al mercado laboral», afirma la gerente. Poco a poco «el perfil de trabajadores de la empresa fue ampliándose a inmigrantes sin recursos, parados de larga duración o mayores de 50 años». La Encina ofrece puestos de trabajo a 24 personas que van rotando cada tres años como máximo, «como marca la legislación de las empresas de inserción». Además, el pasado domingo, comenzó un proyecto piloto de auxiliares a domicilio y en breve pondrán en marcha uno de agricultura ecológica.
De los cartones… a los fogones
«Hay muchas ofertas de formación, pero la gente quiere trabajar y así acumular experiencia laboral». Habla Pepe Repiso, gerente de la empresa cordobesa Solemccor. «Nuestra empresa de inserción social fue la primera en constituirse en Andalucía y cada dos años aproximadamente damos trabajo a cerca de 45 personas», explica. En Solemccor no solo hacen la ruta de papel y cartón. La empresa tiene una línea de trabajo dedicada al reciclaje de ropa de los contenedores de Cáritas, otra de destrucción confidencial de papel, otra de recogida de aceite usado en restaurantes y cafeterías que luego se vende a un gestor de residuos certificado y, desde hace poco, «hemos puesto en marcha un proyecto de limpieza de edificios en el ámbito parroquial. Como hay tantos problemas con los voluntarios de limpieza, nosotros ofrecemos este servicio a un precio muy competitivo, porque no tenemos ánimo de lucro». Por último, «hace un año montamos un restaurante-escuela para nuestros alumnos de hostelería. Se llama Tabgha y está en una de las calles más céntricas de Córdoba». El restaurante ha supuesto un gran desembolso y muchos quebraderos de cabeza, pero para los trabajadores «es todo un éxito añadir al currículo que han trabajado en un restaurante de lujo en pleno epicentro turístico de la ciudad». Por cierto, para todos los visitantes que vayan a Córdoba, pueden encontrar la información sobre el restaurante en www.restaurantetabgha.es.

El Papa recibirá a miles de personas sin hogar de toda Europa. Alfa y Omega

En el próximo mes de noviembre, a una semana de la conclusión del Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco recibirá a miles de personas que viven, o han vivido, en la calle.
El encuentro tendrá lugar el 11 de noviembre, memoria de San Martín de Tours, conocido por haber dado la mitad de su capa a un mendigo cuando era soldado del Imperio Romano y que fue el origen de su conversión.
Una medalla con la representación del gesto del santo es precisamente el regalo que Francisco suele entregar a los jefes de Estado que le visitan. Con el presente, el Santo Padre quiere recordar la necesidad de promover los derechos y las dignidad de los pobres.
La organización del evento corre a cargo de la Asociación Fratello. «Este tiempo de peregrinación y de encuentro con el Papa Francisco permitirá que las personas más frágiles de nuestra sociedad, a menudo en situaciones de exclusión, puedan descubrir que su lugar es en el corazón de Dios y en el centro de la Iglesia», dicen los promotores en un comunicado.


Dos días después, el domingo 13 de noviembre, las personas sin hogar llegadas a Roma participarán en una Misa presidida por el Pontífice.